Restaurante Meridional

Rehabilitación de local para espacio gastronómico

Pan, trigo, vino y hortalizas procedentes del Este de la provincia entraban desde la Edad Media a través de la Puerta de Carmona, para continuar por la sinuosa y todavía ajetreada calle Águilas hasta los mercados del centro de Sevilla. A mitad de este histórico itinerario de alimentos, en los bajos de un edificio del siglo XVII, una liviana fachada de chapa de acero blanca y huecos verticales anticipa, en el bullicio de la calle, el sosiego que el comensal se encontrará en el interior.

El Restaurante Meridional recoge y renueva la gastronomía tradicional de Andalucía Occidental, combinando de forma sencilla y delicada solo tres ingredientes. Esta regla, que acota y concentra los esfuerzos en la creatividad y elaboración de sus combinaciones, guiará también las decisiones funcionales, estéticas y ambientales de sus espacios.

Bajo un mismo techo blanco de bóvedas de medio punto en dos alturas y direcciones se encuentra el área pública del restaurante, donde la combinación del hormigón, la madera y el mortero de cal conforman los dos ambientes que acogen la experiencia sensorial del buen comer. La cocina aparece al fondo a través de dos ventanales que se abren en el muro de ladrillo preexistente, convirtiéndose en foco central para la contemplación de la acción culinaria.

El hormigón visto predomina en la entrada y en la barra del fondo creando un ambiente más íntimo y calmado. Su materialidad pétrea y artificial se expresa mediante los volúmenes prismáticos del mobiliario más funcional: mostrador, armarios, almacén y barras, completadas con maquinaria de acero inoxidable y muebles de color negro.

En la sala principal prevalece la calidez de un suelo y mobiliario de madera de roble elaborado artesanalmente. La relación con el exterior aparece a través del juego cambiante de texturas, luces y vistas que aportan las cortinas pivotantes de roble y esmalte blanco de sus ventanas. Estas redefinen las posibilidades que la celosía proporcionaba a la tradicional casa sevillana para controlar la intimidad y el soleamiento.

La dureza industrial del hormigón y la precisión mecánica de la madera combinan con la rugosidad suave e imperfecta del mortero de cal aplicado manualmente en las paredes. Este material envuelve los espacios creando un telón de fondo continuo sobre los muros de carga que recuerda los interiores sencillos y orgánicos del cortijo andaluz.

Hormigón, madera y mortero de cal se combinan con formas puras y texturas cálidas, como una delicada combinación de pescado, carne y verdura lo hace en nuestros paladares.

FICHA

Autores: José Luís Muñoz Muñoz, Tomás García Píriz y Javier Castellano Pulido

Colaboradores: COTA 7 Arquitectos (Instalaciones), Álvaro Castellano Pulido (Arquitecto), Elena López Calvo (Arquitecta), Aurelio Peñalver (Estructura), Nicolás Martínez Rueda (Estudiante de Arquitectura), Stefan Schenkel (Estudiante de Arquitectura), Panna Erhardts (Estudiante de Arquitectura)

Cliente: ALEGATO MERIDIONAL S.L
Constructora: GUARDIOLA Y CHURRUCA S.L
Mobiliario: TALLER PICCOLO
Carpintería de madera: MUEBLES Y CARPINTERÍA VERA S.L
Iluminación: Marc Borros Camins
Prefabricados: TOYCA. S.L
Fotografías: Fernando Alda
Emplazamiento: C/ Aguilas 1. Sevilla
Presupuesto: 105.500 Euros
Coste m2: 808,00 e/m2
Superficie: 120,00 m2
Fecha de Finalización: Diciembre 2019

Fecha
06/02/2020

Arquitectos
José Luis Muñoz Arquitectura
CUAC Arquitectura
García Píriz, Tomás
Castellano Pulido, Javier

Promotora
ALEGATO MERIDIONAL S.L.

Constructora
GUARDIOLA Y CHURRUCA S.L.




Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.