Caminito del Rey - centro de Interpretación

El Centro de Recepción de Visitantes del Caminito del Rey se sitúa en un promontorio desde donde se domina el pantano del Guadalhorce, en un lugar justo al borde del Paraje Natural del Desfiladero de los Gaitanes. Este equipamiento junto a un intercambiador de transporte se hallan equidistantes tanto de la entrada como de la salida del Caminito del Rey. El edificio pretende ser el lugar de acogida para los visitantes de la conocida senda. Allí se centralizan los aparcamientos, y se organizan las comunicaciones dentro del paraje protegido exclusivamente mediante autobuses. El Centro de Recepción de Visitantes tiene en total unos 550 m2 y está pensado para la explicación didáctica de la visita al Caminito, donde se exhiba tanto la historia del lugar como el extraordinario patrimonio arqueológico, botánico, geológico y antropológico que posee esta comarca.

Debido a su situación en un enclave protegido el edificio se ha proyectado energéticamente autosuficiente, sin conexión a la red eléctrica. Se alimenta por medio de placas fotovoltaicas emplazadas a unos 200 metros de éste sobre pérgolas de aparcamientos de vehículos. Este esquema bioclimático se complementa con un sistema geotérmico de ayuda a la climatización a base de pozos canadienses para atemperar los excesos de calor o frío que pueden producirse en el interior.

El sistema constructivo empleado para la estructura y cerramiento del edificio a base de madera laminada sin albura permite que el pabellón sea desmontable. Por lo tanto es un sistema que permite que el lugar sea retornable a su estado original y los materiales sean reciclables. Al mismo tiempo estos materiales en su acabado exterior se funden con la propia naturaleza circundante.

La tectónica del proyecto se expresa mediante una seriación de piezas de madera laminada articulada formando pórticos paralelos que se van deformando en la parte superior. El espacio entre pórticos son paneles de madera y aislante térmico recubiertos por un impermeabilizante en el que la última capa está formada por de micro pizarras. Se podría decir que es una metáfora de las formaciones kársticas de las gargantas de los Gaitanes. Mientras, el espacio en el interior del edificio discurre de manera continua alrededor de los dos módulos cerrados de aseos y cafetería. Esta secuencia de recorridos va de la penumbra inicial conseguida con la luz indirecta del lucernario a la apertura final con la vista hacia el pantano, encuadrando de este modo el propio horizonte del paisaje dentro del edificio.

Fecha
13/04/2018

Arquitectos
Luis Machuca & Asociados

Promotora
Diputación de Málaga




Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.